Las Virtudes Scout

UNA VIRTUD PUEDE DEFINIRSE COMO UNA DISPOSICIÓN CONSTANTE DEL ALMA PARA LAS ACCIONES CONFORMES A LA LEY MORAL. En su libro, Escul­tismo para Muchachos, Baden-Powell definió la Lealtad, la Abnegación y la Pureza como las tres virtudes del Scout.

Foto banderas

Lealtad el Scout acepta con alegría los lazos que le unen a otras personas, ya se trate de amigos, de familia­res, de compañeros de tra­bajo o estudio, o Hermanos Scouts.

También, cumple con exactitud los com­promisos esenciales en esas rela­ciones. Esta virtud está basada en la verdad y en la since­ridad.

Abnegación Es la ca­paci­dad que tiene el Scout, para el sacri­ficio es­pontáneo de los bienes mate­riales, de la co­modidad, de cam­biar su opinión con respecto a algo; e in­cluso, anteponer el bien del pró­jimo ante su propio bienestar.

Pureza La pureza radica básicamente en no dejarse contaminar con deseos, pensamientos y mucho menos acciones viles. Es por eso que hemos de proceder con desinterés, no condicionando ni poniendo restricciones, excepciones o demoras a todo aquello que debemos reali­zar… Significa también ser honesto y limpio en pensamientos, pala­bras y acciones, según exige la Ley Scout.